Quinta Gualca

Quinta Gualca

Historia de la Quinta

En abril del año 1989, un pedazo de tierra de una manzana y media (un poco más de una hectárea), ubicada en el corredor seco de Nicaragua, llama la atención de Franck Tondeur, recién llegado de Europa. La quinta se ubica a la orilla de un río, llamado Río Pire y a 2 kilómetros del centro urbano de una ciudad de doce mil habitantes, Condega. El lugar parece idóneo para este agrónomo quién decidió comprarla. El dueño anterior manifestaba que estas tierras no eran productivas, por la inestabilidad del clima, la alta incidencia de plagas y los bajos precios del mercado que no la hacían no rentable. Eran los tiempos de la Revolución Verde en Nicaragua y el apoyo a la producción consistía en financiar un paquete de semillas mejoradas y de agroquímicos para la siembra de granos básicos, en un sistema de producción de maíz en la primera estación lluviosa, (la “primera”) y frijol en la segunda estación (la “postrera”). Al momento de comprar la quinta, existían solamente ocho especies vegetales, de las cuales seis eran árboles.

Etapa 1989-1998: reconstrucción del suelo para la seguridad alimentaria

Durante esta primera etapa, el objetivo de Franck fue de desarrollar un vasto campo experimental para aprender de los cultivos tropicales y diversificarla. La fertilidad es reconstruida a partir del uso de abonos verdes y de estiércol de ganado traída de quintas vecinas. Se compra una vaca y especies menores como gallinas, patos, cerdo y cabras. La quinta llega a tener unas 100 especies vegetales y más de 2000 árboles.

Octubre 1998: huracán Mitch

La quinta queda destruida por el desborde del río Pire que anega completamente la quinta. Sobreviven solamente la vaca, los patos, 6 árboles y la familia Tondeur-Hernández. Después del Hurracán, toneladas de sedimentos y árboles arrancados de la cuenca yacen sobre la quinta, en un panorama desolador.

Etapa 1989-2005: reconstrucción post Mitch

Después de un período de reflexión y de limpieza del área, la familia regresa a vivir a la quinta en el año 2001. La rehabilitación productiva se enfoca hacia un sistema agro-ecológico para la seguridad alimentaria y la comercialización local, con énfasis en 2 rubros: la ganadería para producción lechera y los frutales. Se establecen diferentes especies y variedades de frutales en la mitad de la quinta con el propósito de procesarlos, el resto del área siendo dedicada a la siembra de pastos de corte. Se sigue diversificando la quinta, llegando a tener 217 especies vegetales y animales.

Etapa 2005-2007: comercialización en los mercados campesinos

Los excedentes de producción de frutas y leche se comercializan localmente, sin embargo la producción de la quinta excede la capacidad de compra local, por lo que se recurre a comercializarlos en el mercado campesino de Estelí, a 35 km de la quinta. Se llega a vender 17 productos, entre los frescos y procesados, a precios más justos que el mercado local de Condega.

Año 2007: apertura del lácteo Gualca, “de la quinta a la olla”

Los volúmenes de producción aumentando, se hace necesario buscar alternativas de comercialización con valor agregado para lograr precios más justos. Así nace un negocio que combina la leche y sus derivados con las frutas procesadas: Yogurt de sabores, batidos de frutas con leche, refrescos naturales, jaleas…buscando también rescatar platos típicos de la cultura gastronómica nicaragüense: pozol con leche, quesillo, leche agria, pinolillo, caldo de caña, bananos criollos…Se logra así comercializar toda la producción de la quinta sin tener que recurrir a venderla “a precio de guate mojado” a los intermediarios.

Año 2012: cultivos biointensivos de alimentos y agroecoturismo

Se reduce el área de pastos de corte y se instala 24 camas biointensivas, buscando reducir la superficie necesaria para la dieta anual de la familia a tan solo 240 metros cuadrados, cultivadas en tres ciclos de siembra por cama-primera, postrera, riego. Este modelo atrae numerosas organizaciones de desarrollo rural que promueven la seguridad alimentaria con familias campesinas y demandan formaciones en temas de agricultura ecológica. Más de 4000 personas se capacitan en la quinta en el período 2012-2015.